top of page
  • eliasbechtloff

Una visa con obstáculos

Actualizado: 5 oct 2023

En principio, la solicitud de visa no iba a ser una cosa increíblemente complicada, pero todo salió distinto de lo previsto.

El plan era que Leonie y yo enviáramos nuestros pasaportes por correo a Jesuit Volunteers (JV), y que JV los remitiera al Consulado General del Perú en Munich. Los pasaportes volverían a nosotros por la misma vía. Hasta aquí todo muy sencillo.

En mi ingenuidad, me alegré de no tener que ir personalmente al consulado. El único problema fue que a la vuelta del consulado, los pasaportes nunca llegaron a Nuremberg, a la Misión Jesuita. JV sólo recibió un sobre vacío sin pasaportes. Una llamada de Rossemary al consulado más tarde, quedó claro que los pasaportes habían sido robados de camino a Nuremberg.

El momento fue especialmente inoportuno para mí, porque en ese momento me estaba en Amsterdam con un amigo. Hacía tiempo que habíamos planeado ir primero a Ámsterdam 2 noches y luego a Inglaterra, donde primero queríamos pasar una noche en Birmingham y luego ir a un festival de jueves a domingo. La única pega era que desde el Brexit solo se puede entrar en Reino Unido con pasaporte (¡¡¡Los británicos están locos!!! como bien dice Obélix).

Desgraciadamente, no me di cuenta hasta el domingo por la noche, justo antes de nuestra partida, así que mis padres organizaron un servicio de mensajería el martes que me habría traído el pasaporte desde Núremberg directamente a Ámsterdam (¡muchas gracias por ello!). El pasaporte habría llegado incluso el martes por la noche y yo habría podido coger el Eurostar a Inglaterra con mi amigo el miércoles por la mañana, como estaba previsto.

Pero no pudo ser.

En lugar de eso, tomé espontáneamente el tren nocturno a Friburgo el martes, adonde llegué cansada a las 6 de la mañana. A las 8 de la mañana fui con mi padre directamente al oficina de ciudadanía, donde nos atendieron amablemente, aunque yo no tenía cita. Después solicitamos un nuevo pasaporte (con procedimiento exprés) y un pasaporte temporal (para poder ir a Inglaterra después de todo).

En casa comí algo rápido y volví a reenvasar mis cosas antes de salir de nuevo hacia el aeropuerto de Fráncfort, desde donde volé a Birmingham. Mi padre había organizado el vuelo poco antes porque todas las buenas conexiones por ferry ya estaban ocupadas.

Así llegué a Birmingham cansado y estresado.


Al día siguiente fuimos a Bloodstock Open Air, el mayor festival de metal independiente del Reino Unido, según su propia información.

Pero incluso allí, por desgracia, no todo salió como estaba previsto, las bandas y el ambiente eran geniales, pero el sábado por la noche me robaron el móvil (todo sale mal en este viaje...), lo que arruinó bastante mi sentimiento por el momento. Tenía todas mis entradas y reservaciones en el móvil y sin él estaba prácticamente perdido.

Por suerte, mis padres pudieron enviar todas las entradas y reservaciones importantes al móvil de mi amigo (gracias de nuevo por todo vuestro apoyo), así que pudimos imprimirlo todo, aunque fue un poco complicado encontrar una impresora en el festival.

(Nos separamos el lunes porque ahora se va de excursión a Escocia durante 3 semanas, de lo contrario le habría bastado con tener el material en el móvil).

Pero por suerte eso ya no fue necesario, porque entretanto mi móvil había sido entregado en la oficina de objetos perdidos.

Konzert von Megadeth
Konzert der Band Megadeth

Esto me salvó el festival y el viaje de vuelta y me quitó un gran peso de encima. El domingo pude volver a disfrutar plenamente de los últimos conciertos.

Por desgracia, el viaje de vuelta a casa desde Inglaterra tampoco salió como estaba previsto. El Eurostar de Londres a Bruselas llegó con media hora de retraso (el tiempo de cambio de 20 minutos es probablemente demasiado corto), por lo que perdí mi tren de conexión en Bruselas. Dada la hora del día ( aprox. 19h), no había una buena conexión a Friburgo (habría tenido que pasar de 2 a 3 horas en mitad de la noche en alguna estación, esperando a que los trenes volvieran a salir y además teniendo que cambiar de tren muy a menudo con tiempos de cambio a veces muy cortos).

Así que, por necesidad, saqué rápidamente billetes para Flixbus y cogí el autobús para volver a casa por la noche.

Habría estado bien relajarse en casa, pero era imposible. Como nuestros visas estaban vinculados a nuestros pasaportes, Leonie y yo teníamos que ir al consulado peruano en Múnich con nuestros nuevos pasaportes (¡no volvemos a enviar nuestros pasaportes por correo!), teníamos cita para el jueves por la mañana.

Así que volví en tren el miércoles por la tarde, pasé la noche en Múnich y fui al consulado con Leonie el jueves.

Afortunadamente, al menos en este viaje todo fue como la seda.

Ahora sólo queda esperar que todo salga bien en nuestro viaje a Perú y que lleguemos sanos y salvos y a tiempo (al menos una vez, espero, que el destino se apiade de nosotros).


Adiós, Elias

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


¡Se necesita su apoyo!

Jesuit Volunteers es un servicio de voluntariado financiado con donativos. Hay subvenciones estatales, pero no cubren todos los gastos. Por eso el Voluntariado Jesuita depende de tus donativos, para que los (jóvenes) adultos puedan seguir haciendo voluntariado en el futuro.

Cada contribución, por pequeña que sea, es una valiosa ayuda.

 

Aquí puedes informarte de cómo puedes ayudar.

bottom of page