top of page
  • eliasbechtloff

Un mes en Perú

Siempre es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Llevamos ya más de un mes en Perú y han pasado muchas cosas, demasiadas para resumirlas en una sola entrada, así que me centraré en algunos puntos.

Afortunadamente, ya me he adaptado un poco a Piura (sólo el calor me sigue molestando, pero de eso hablaré más adelante) y ahora tengo un horario semanal fijo, así que mi vida se ha vuelto un poco más rutinaria.

Los lunes por la mañana siempre tenemos una gran reunión. Primero hay una gran reunión con todo el equipo en la que evaluamos, entre otras cosas, cómo nos hemos sentido durante la semana anterior, es decir, qué ha ido bien, qué dificultades ha habido, etc.

Después, los equipos de las tres áreas de CANAT se reúnen para evaluar las actividades de la semana anterior y planificar el programa de la semana en curso. Por la tarde, voy a la Ludoteca (más sobre esto en mi última entrada del blog), donde actualmente estamos trabajando en el musical "El Rey León" con los niños, aunque no el original, sino la segunda parte y muy simplificada. El lunes pasado, por ejemplo, empezamos a fabricar instrumentos con los niños, lo que fue muy divertido: Primero rompimos cartones de huevos en trozos pequeños, los mojamos en agua y luego amasamos una masa con harina y pegamento, que "pegamos" a botellas.

Los martes voy al CETPRO, un centro de formación gubernamental con el que CANAT colabora desde la pandemia (más sobre esto en una entrada posterior del blog), donde participo en el curso de informática y posiblemente ayude al profesor más adelante, pero eso aún no está muy claro.

Los miércoles tengo mi día libre, antes de continuar los jueves, ya sea con trabajo administrativo o con visitas a los alumnos de los que se ocupa CANAT.

Y los viernes estoy de vuelta en CETPRO, pero mi semana no termina ahí.

Porque los sábados, cada dos semanas, los voluntarios vamos con Gaby en el taxi amarillo de Don Héctor (Don Héctor es el taxista privado de CANAT) a La Tortuga, un pueblito pesquero en la costa, donde primero vamos a la playa con los niños y después hacemos varios juegos o manualidades en la Ludoteca local. Esto es voluntario, pero yo lo disfruto mucho cada vez.


Y los domingos también hay siempre algo para hacer. Por ejemplo, estuve presente en las reuniones con los jóvenes del grupo JUPNA (Jóvenes Unidos por un nuevo Amanecer), formado por jóvenes que pudieron graduarse del CETPRO a través del programa de la CANAT y luego se organizaron. Junto con algunas autoridades locales de los Centros Poblados (pequeños asentamientos/centros poblados que forman parte de Catacaos, un distrito de la ciudad de Piura) donde viven, han organizado una gira por los Centros Poblados en las últimas semanas/meses. La idea surgió de CANAT y el equipo de CANAT jugó un papel importante en su organización. Sin embargo, la idea es que los jóvenes organicen el recorrido por su cuenta, si es posible, junto con las autoridades. (Más sobre esto en la próxima entrada del blog, que sólo se centrará en la gira).

Aparte de eso, siempre he participado en el programa de madres adolescentes.

Como ves, siempre hay algo para hacer en CANAT.


Para mi tiempo libre, por fin me he hecho socio de un gimnasio, ya que aquí no tengo otras alternativas reales para hacer deporte. Voy y vuelvo andando a CANAT todos los días, pero no se puede decir que los 20 minutos de paseo sean deporte. Además, hace demasiado calor para correr. Aquí sólo es invierno (o más bien, se está convirtiendo poco a poco en verano), pero seguimos teniendo temperaturas de más de 30°C todos los días. Lo único que ayuda a soportar el calor es que por la noche refresca a 20°C y por las mañanas está casi siempre nublado y, por lo tanto, no hace tanto calor. Y es que este año es un año de El Niño. El Niño es un fenómeno meteorológico en la región del Pacífico que se produce cada pocos años y es responsable de condiciones meteorológicas extremas, como el calor actual, o las fuertes lluvias de febrero/marzo (cuyas huellas aún se pueden ver en forma de baches en las carreteras), y se esperan precipitaciones tan fuertes de nuevo en diciembre/enero.

Y la bicicleta tampoco funciona aquí. En primer lugar, el tráfico es demasiado caótico para mí (las normas de circulación como la derecha antes que la izquierda, los límites de velocidad o los carriles no interesan a nadie aquí) y, en segundo lugar, no hay realmente naturaleza ni montañas en las inmediaciones por las que se pueda circular agradablemente.

En cuanto al tráfico, se nota que hay muchos vehículos viejos y muchos taxis y mototaxis. Especialmente en el caso de los taxis, hay coches de tipos muy diferentes. Algunos son muy viejos y parecen a punto de caerse a pedazos, otros son muy modernos y tienen interiores de lo más moderno.



Mientras tanto, nuestro piso compartido se ha llenado de gente. Agostina, una voluntaria de España, llegó hace quince días, y Esther y Jorge (también voluntarios de España) llegaron esta semana. Los tres se quedarán hasta noviembre.

Además, esta semana han llegado a CANAT dos voluntarios más, que se quedarán hasta finales de la semana que viene y no vivirán con nosotros.

Esto ha cambiado toda la vida aquí en el GT de nuevo (al menos para mi sentimiento). Por ejemplo, hacemos más cosas juntos, como el sábado pasado cuando fuimos los cuatro a la piscina al aire libre.

Como veis, aquí siempre pasa algo, así que no hay tiempo para el aburrimiento :D

Como he comentado antes, en la próxima entrada del blog informaré en detalle sobre el recorrido por los CentrosPoblados del BajoPiura, que tendrá lugar el domingo. Así que no dudes en suscribirte a mi blog (si aún no lo has hecho) para recibir una notificación por correo electrónico en cuanto haya publicado la entrada.

Adiós, Elias


Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

13 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


¡Se necesita su apoyo!

Jesuit Volunteers es un servicio de voluntariado financiado con donativos. Hay subvenciones estatales, pero no cubren todos los gastos. Por eso el Voluntariado Jesuita depende de tus donativos, para que los (jóvenes) adultos puedan seguir haciendo voluntariado en el futuro.

Cada contribución, por pequeña que sea, es una valiosa ayuda.

 

Aquí puedes informarte de cómo puedes ayudar.

bottom of page