top of page
  • eliasbechtloff

Semana Santa en Catacaos

Actualizado: 17 abr

La Pascua es una de las fiestas más importantes del cristianismo y los cristianos de todo el mundo la celebran de formas muy diferentes.

Por ello, la Semana Santa es también una fiesta muy importante en Perú, con sus propias tradiciones, algunas de las cuales se remontan a costumbres anteriores a la conquista española. Como siempre, cuando se trata de cultura y tradiciones, el pueblo de Catacaos, que también da nombre al distrito de Catacaos de la ciudad Piura, es uno de los mejores lugares de Piura para disfrutar de esta fiesta. Porque la Semana Santa en Catacaos es un verdadero espectáculo que vale la pena presenciar, seas o no creyente.

Empieza el Jueves Santo, que aquí ya es festivo, y dura hasta el domingo. Hay programa todos los días, desde por la mañana hasta por la noche.

Una tradición muy importante son los Siete Potajes, que son siete platos tradicionales diferentes que se sirven el Jueves Santo y el Viernes Santo (aunque los platos del jueves son en parte diferentes de los que se sirven el viernes, pero hablaremos de ello más adelante).


Cada año, una familia diferente lo organiza para el gran público, lo que supone un gran esfuerzo. Los séptimos potajes se sirven gratuitamente en 50 mesas para unas 500 personas por ronda. La afluencia de público es enorme cada vez, por lo que hay que organizarse una plaza a través de contactos o hacer cola durante mucho tiempo, aunque no hay garantía de que se consiga un sitio al final.

Los voluntarios tuvimos la suerte de que Aury, responsable de la coordinación de proyectos de CANAT y residente en Catacaos, tuviera un contacto en la Municipalidad y nos invitara. Como resultado, pudimos unirnos a las autoridades (alcalde, jefe de policía, empleados de la Municipalidad, etc.) en el pabellón donde se sirvieron los potajes en la primera ronda y no tuvimos que hacer cola.

Siete platos parecen mucha comida al principio, pero esto se relativiza al ver de qué platos se trata y lo grandes que son las raciones:

Los siete potajes consistían en

1. una fruta

2. galletas con una loncha de queso y aceitunas

3. ají de gallina

4. sopa de pollo

5. ternera con arroz y salsa

6. alitas de pollo

7. galletas dulces

En ambos días, por supuesto, hay chicha de jora y clarito para beber. La chicha es una bebida alcohólica blanca elaborada tradicionalmente con maíz fermentado por las mujeres del Bajo Piura.

El clarito es un subproducto temprano del proceso de producción, comparable a la sidra de manzana, salvo que se elabora a partir del maíz.

Un vaso de chicha contiene tanto alcohol como 1,5 vasos de cerveza, el clarito un poco menos.



Las dos variantes de los Siete Potajes se diferencian en que el Viernes Santo se sirven platos de pescado en lugar de carne.

El más destacado es la malarabia, una mezcla de plátano muy maduro, machacado y queso, que se sirve con frijoles, arroz y sudado (una especie de sopa con verduras y pescado).

Existen varias versiones sobre los orígenes de este plato: Muchos dicen que el plato proviene del Bajo Piura y que fue inventado por una mujer que se peleó con su marido y para reconciliarse le cocinó algo muy especial para que se le pasara la mala rabia ("Que pase la mala rabia"), de ahí el nombre.

Sin embargo, desde un punto de vista científico, es más probable que el plato lo trajeran los inmigrantes cubanos, ya que el término "malarabia" se ha encontrado en diccionarios cubanos de alrededor de 1800.



Como ya se ha dicho, el viernes había mucho programa, pero yo sólo estuve en Catacaos por la tarde para la gran procesión del Viernes Santo. La procesión comienza a las 7 de la tarde y probablemente demora por toda la noche hasta las primeras horas de la mañana (pero, por supuesto, yo no me quedé tanto tiempo). La procesión recorre todo Catacaos y se detiene de vez en cuando para rezar.


Por supuesto, el programa de Catacaos no terminaba ahí, pero no tuve tiempo de volver a Catacaos ni el sábado ni el domingo.

No obstante, disfruté mucho de las partes que vi y me pareció muy interesante poder vivir la Semana Santa de una forma tan completamente distinta a la de Alemania.

Espero que hayan disfrutado de este informe espontáneo sobre la Semana Santa en Catacaos, la próxima entrada del blog informará sobre el seminario intermedio como prometí.

Si tienes alguna sugerencia o pregunta mientras tanto, siempre puedes escribirme un comentario o escribirme un mensaje en instagram o enviarme un correo electrónico a eliasinperu@gmail.com. Y si aún no te has suscrito a mi blog, por supuesto también me encantaría que lo hicieras :)


Saludos,

Elias



(Traducción realizada con la versión gratuita del traductor DeepL.com)

9 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


¡Se necesita su apoyo!

Jesuit Volunteers es un servicio de voluntariado financiado con donativos. Hay subvenciones estatales, pero no cubren todos los gastos. Por eso el Voluntariado Jesuita depende de tus donativos, para que los (jóvenes) adultos puedan seguir haciendo voluntariado en el futuro.

Cada contribución, por pequeña que sea, es una valiosa ayuda.

 

Aquí puedes informarte de cómo puedes ayudar.

bottom of page