top of page
  • eliasbechtloff

Tres semanas en el sur del Perú

Enero y febrero son vacaciones de verano en todo Perú. En consecuencia, la CANAT también está cerrada durante este periodo, por lo que aproveché el tiempo de enero para viajar y conocer otros lugares. El plan era primero pasar dos semanas en Cuzco y caminar cuatro días por un antiguo camino inca hasta Machu Picchu como parte de una excursión y luego pasar otra semana en Ecuador para visitar a un amigo que está haciendo trabajo voluntario allí.

Al final, todo salió distinto de lo previsto porque la situación de seguridad en Ecuador empeoró drásticamente de repente, pero lo primero es lo primero.

Cuzco

Cuando empecé a planificar mi viaje a Cuzco, me di cuenta por primera vez de lo enormes que son las distancias aquí en Perú: Había planeado viajar en autobús, en parte por razones de protección del clima, para lo cual primero tengo que coger un autobús a Lima, que está a algo menos de 1.000 km y tarda unas 18 horas (dependiendo del tráfico en Lima). Desde allí, tengo que coger otro autobús hasta Cuzco, que tarda otras 20 horas.

El hecho de que se tarde tanto se debe en parte a que los autobuses sólo pueden circular a un máximo de 90 km/h y en parte a que aquí no hay una red de autopistas como en Alemania. En su lugar está la Panamericana, que atraviesa toda América y que en muchos tramos es más parecida a una carretera comarcal en buen estado de Alemania.

Al final, volé a Cuzco porque me había puesto enfermo poco antes y viajar en autobús con el estómago enfermo no es una experiencia agradable, a pesar de los comodísimos asientos de los autobuses de aquí, en los que se puede elegir entre 140, 160 y 180 grados (el número de grados se refiere al ángulo en que se puede abatir el respaldo hacia atrás).

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor DeepL.com


Bildquellen:

Tras pasar un día recorriendo la ciudad, emprendí el Camino Inca. Los incas habían creado una enorme red de caminos que recorría todo el imperio. Algunos tramos han llegado hasta nuestros días y siguen siendo transitables.

Como el verano peruano (es decir, el invierno alemán) es en realidad la estación de las lluvias en los Andes, no hay mucho movimiento turístico en esta época y, por tanto, tampoco hay mucho movimiento en el Camino Inca. Por eso éramos un grupo muy pequeño, formado por dos brasileños, nuestro guía y yo.

Sin olvidar, por supuesto, al cocinero y a los porteadores, que llevaban todas nuestras tiendas, el equipo de cocina y los víveres, ya que en el Camino Inca no se permiten ni burros ni caballos para transportar nuestro equipaje.

Las agencias suelen tratar muy mal a los porteadores; nuestro guía nos contó que a menudo les pagan muy mal por su duro trabajo y que a veces el pago se retrasa una y otra vez, o que al final sólo les pagan una parte.

Afortunadamente, nada de esto parece ser el caso de la agencia a través de la cual reservé mi excursión por el Camino Inca.

Disfruté mucho de la excursión en sí, el paisaje alrededor de Machu Picchu es impresionante y no parábamos de encontrarnos con antiguas ruinas incas, sobre las que nuestro guía nos explicaba muchas cosas.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor DeepL.com

El segundo día, por ejemplo, empezamos a 3000 metros y subimos hasta los 4200 metros hasta Warmiwañusca (Paso de la Mujer Muerta). A esta altitud, se nota claramente que el aire es mucho más fino, y la última parte de la ruta consistió casi toda en escaleras, lo que requirió energía extra. Pero mereció la pena y la sensación cuando por fin lo conseguimos fue indescriptible.



También fui a una de las Montañas Arco Iris cerca de Cuzco, que también era muy impresionante en cuanto al paisaje. Como hice una excursión a la montaña arco iris menos conocida que se llama Palcoyo, apenas había gente aparte de mi grupo, lo que me permitió disfrutar aún más del panorama.



Cambio de planes: Puno

Durante mi estancia en el Camino Inca, la situación en Ecuador empeoró drásticamente. La situación de la seguridad no ha dejado de deteriorarse desde hace años, especialmente en las grandes ciudades, de modo que la tasa de asesinatos es ahora incluso superior a la de México.

En enero, mientras recorría el Camino Inca, se produjeron disturbios en las cárceles, la fuga de un capo de la droga y la toma de rehenes en un estudio de televisión, por lo que Ecuador declaró el estado de excepción.

(Desde entonces, la situación se ha calmado un poco).

Así que cambié espontáneamente de idea y viajé a Puno con Paula, una amiga que conocí en Cuzco y que hace voluntariado en Lima.

Dimos una vuelta por la ciudad y fuimos de excursión a la isla flotante de los Uros, muy interesante, pero también muy turística y, por tanto, muy concurrida.



Tacna

Desde Puno, en realidad queríamos seguir hasta Bolivia, pero por desgracia yo no llevaba mi pasaporte, sólo mi carnet de extranjero, ya que nunca hubiera esperado llegar a la frontera boliviana, que está a unas 2 horas en autobús desde Puno. Así que las autoridades bolivianas no me dejaron entrar en el país, a pesar de que los peruanos sí pueden entrar con carné de identidad y mi carné de extranjero cuenta como documento de identidad.

En el futuro, llevaré siempre conmigo el pasaporte, lo necesite o no :-)

Así que viajé a Tacna por mi cuenta y por fin pude conocer la ciudad que da nombre a la calle en la que vivo aquí en Piura.

Empecé en el norte de Perú, a pocas horas de la frontera con Ecuador, y viajé casi hasta el extremo sur, no muy lejos de la frontera con Chile (ver mapa).



Pasé 3 días en Tacna antes de viajar a Arequipa por la noche.

El trazado de Tacna es muy especial porque, a diferencia de la mayoría de las ciudades de Perú, no hay una Plaza de Armas central, sino un llamado "Paseo Cívico", un paseo central donde se puede encontrar todo lo que normalmente se concentra alrededor de la Plaza de Armas.

A diferencia de Cuzco y Puno, Tacna no es muy turística, aunque la ciudad, que no está lejos de la frontera con Chile, tiene mucho que ofrecer desde el punto de vista histórico (la región era lugar de una batalla importante en la Guerra del Pacífico entre Chile y la alianza peruano-boliviana) y cuenta con varios museos interesantes.

También fui de excursión a un valle con más de 100 géiseres y, de hecho, quería ver petroglifos, pero el museo estaba cerrado por obras de mantenimiento, así que apenas vi ninguno



Arequipa

Mi llegada a Arequipa fue un poco accidentada, ya que el autobús llegó a las 4 de la mañana en lugar de a las 6 como estaba previsto (al principio pensé que la parada era sólo una escala, pero un vistazo a Google Maps me hizo darme cuenta de que ya estaba en Arequipa), lo que me robó 2 preciosas horas de sueño.

Tras esperar en la terminal unas 2 ó 3 horas, cogí un taxi hasta el albergue. Aunque aún no podía ir a mi habitación, pude darme una ducha y guardar mi gran mochila antes de salir a explorar un poco la ciudad y buscar una cafetería agradable para desayunar.

Arequipa es una ciudad muy bonita, la Plaza de Armas es una de las más bonitas que he visto en Perú, con muchas plantas. Todas menos una de las calles que bordean la plaza son peatonales, lo cual es muy agradable, pero desgraciadamente poco frecuente en Perú.


Muchos de los edificios que rodean la plaza están hechos de un tipo de sillar blanco, conocido como sillar, que da a la ciudad un toque muy bonito.

Arequipa también es muy turística, afortunadamente hay menos gente en enero porque es temporada baja, pero aun así noté claramente que la ciudad está muy orientada a los turistas. Por ejemplo, hay una amplia oferta de excursiones a lugares de interés cercanos, como el famoso Cañón del Colca, donde se pueden observar los majestuosos cóndores. Hay de todo, desde excursiones de un día hasta trekkings de 4 ó 5 días.

Al final me quedé 4 días en Arequipa, pero pasé mucho tiempo en la ciudad y conocí a mucha gente agradable en el albergue, como dos australianos con los que jugué al billar en el acogedor bar del albergue la primera noche, o tres alemanes que hacían voluntariado en Argentina.

Al final, sólo hice una excursión de un día al Cañón del Colca, pero no la disfruté mucho porque principalmente íbamos sentados en el autobús y nos llevaban de un mirador a otro.

Probablemente habría sido mejor hacer una de las excursiones de senderismo o pasar unos días de excursión en el Cañón del Colca por tu cuenta, lo que probablemente también esté muy bien.

Pero siempre se es más listo después, como se suele decir :-)

Cuando llegué a Arequipa, ya llevaba dos semanas de viaje y, después de tantas impresiones, me vino muy bien relajarme unos días y disfrutar del buen ambiente de la ciudad.



Ica/Paracas

De Arequipa viajé primero a Ica, donde pasé una mañana encantadora. A 15 minutos en taxi de Ica está el Oasis de la Huacachina, que consiste principalmente en un pequeño lago y algunas casas a su alrededor, rodeado de hermosas dunas de arena.

Aquí se pueden hacer actividades como surfear en la arena o volar por las dunas en un buggy, pero yo me limité a trepar por una de las dunas más pequeñas y disfrutar de las vistas.

A la hora de comer, viajé una hora en autobús hasta Paracas, donde hice una bonita excursión en barco a las Islas Ballestas y pude observar pingüinos de Humboldt y leones marinos.

Por la tarde, viajé otras 4 horas hasta Lima.



Lima

Como sólo estuve un día en Lima, no hice gran cosa, salvo visitar el famoso barrio de Miraflores. Miraflores es un barrio muy bonito, pero también muy rico y, por tanto, en cierto modo típico de Lima. Aquí se puede ver la desigualdad que impera en este país, incluso más que en otros lugares. Hay barrios muy pobres donde algunas personas viven en la extrema pobreza y hay que ver cómo sobreviven cada día, pero también hay barrios muy ricos como Miraflores.

También me di cuenta de lo enorme que es Lima. El autobús a Piura debió de tardar dos horas o más hasta que por fin salimos de Lima.

Por supuesto, el tráfico también influye. Antes pensaba que el tráfico en Piura sería caótico, pero a diferencia de Lima, el tráfico en Piura es inofensivo. En las horas punta, parece imposible avanzar en medio de esta gigantesca avalancha de tráfico. Tenía miedo de perder el autobús porque no me esperaba tanto tráfico y llegué un poco tarde cuando cogí un taxi a la terminal de autobuses, pero por suerte llegué 5 minutos antes de la salida. Al final, probablemente fui el último en subir al autobús porque la mujer que comprobaba mi billete no quería aceptar mi documento de identidad al principio. Al final, sin embargo, lo aceptó y pude disfrutar de mi asiento de 180 grados.



Desafortunadamente me ha tomado algún tiempo escribir esta entrada del blog, pero muchas cosas han sucedido en el ínterin. Tuvimos nuestro seminario interino en febrero, luego pasé unos días en Huaraz y hay mucho que hacer de nuevo en CANAT, casi hemos terminado de volver a inscribir a los niños en la Ludoteca y ya estamos planeando las primeras sesiones para abril. Encontrarás más detalles en la próxima entrada del blog, que esperamos se publique en el transcurso de la próxima semana.

Hasta entonces, como siempre, no dudes en plantear cualquier duda o sugerencia en los comentarios o enviar un correo electrónico a eliasinperu@gmail.com y, si aún no lo has hecho, me encantaría que te suscribieras a mi blog.

Saludos, Elias


Traducción realizada con la versión gratuita del traductor DeepL.com

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


¡Se necesita su apoyo!

Jesuit Volunteers es un servicio de voluntariado financiado con donativos. Hay subvenciones estatales, pero no cubren todos los gastos. Por eso el Voluntariado Jesuita depende de tus donativos, para que los (jóvenes) adultos puedan seguir haciendo voluntariado en el futuro.

Cada contribución, por pequeña que sea, es una valiosa ayuda.

 

Aquí puedes informarte de cómo puedes ayudar.

bottom of page