top of page
  • eliasbechtloff

Llegado a Perú y los primeros días

Actualizado: 4 oct 2023

Hola a todos,

De repente todo fue muy rápido y sin darnos cuenta ya estamos una semana en Perú - una semana que pasó demasiado rápido.

Por suerte, esta vez casi todo fue bien con el viaje. Volamos de Francfort a Madrid, de allí a Lima y de Lima a Piura. Por alguna razón, la señora del mostrador de Francfort me dijo que mi maleta pasaría directamente a Piura, pero no fue verdad, sino que tendría que recogerla en Lima y facturarla de nuevo. Curiosamente, sólo me dijo que la maleta pasaría. A mi compañera voluntaria Leonie, en cambio, le dijo que tenía que recoger la maleta en Lima. Así pues, estábamos en la consigna de equipajes de Piura y mi maleta no llegaba.


llegado al aeropuerto
llegada al aeropuerto de Piura

Sin embargo, fuimos recibidos calurosamente en el aeropuerto por Gaby (directora de CANAT), Carolina (empleada de CANAT y responsable de nosotros) y Verena (Verena fue voluntaria jesuita en CANAT durante un año en 2018 y ahora está ayudando allí nuevamente por un año desde febrero), y Gabi y Carolina luego muy amablemente aclararon todo en el mostrador de Latam Airlines, de modo que mi maleta llegó esa misma tarde (mi maleta todavía estaba en Lima).

Sin embargo, probablemente no soy el primer voluntario de CANAT al que le ha pasado esto, según Gaby, siempre hay algunos a los que les dicen erróneamente que su maleta pasará a Piura.

Así que llegamos a Piura el sábado al mediodía, un poco cansados pero llenos de ilusión.


El domingo conocimos las instalaciones del CANAT y nos permitieron ayudar con el programa de las madres adolescentes para cuidar a los niños pequeños/bebés mientras sus madres recibían clases. Todos los domingos hay una clase para las madres adolescentes sobre temas cotidianos como seguridad, anticoncepción, etc., seguida de una clase de cocina.

Por la noche, juntos con Verena, Raquel (una voluntaria francesa con la que compartimos piso), Chiqui (jesuita y presidente de CANAT) y un conocido de Chiqui fuimos invitados a cenar a casa de Gaby, que nos preparó una comida muy deliciosa.

Cena en la case de Gaby
Cena en la casa de Gaby (a mi izquierda: Verena, Chiqui; a mi derecha: Raquel; enfrente de yo: Pablo)

El lunes continuamos con el programa: los lunes por la mañana siempre hay Reunión en CANAT, donde todo el equipo se reúne para planificar las actividades de la semana, a la que se nos permitió participar. No entendimos todo, sobre todo porque muchas veces no conocíamos el contexto, pero igualmente fue interesante. Verena tuvo la amabilidad de traducirnos y explicarnos muchas cosas en alemán durante la reunión.

Después comimos algo y, junto con Carolina, por fin conseguimos chips peruanos para los celulares de Leonie y yo, ya que los chips alemanas no funcionan en Perú, o sólo con un recargo considerable.

Por la tarde, fuimos por primera vez a la Ludoteca.

todo empieza con un sueño
Todo empieza con un sueño - Alles beginnt mit einem Traum
ludoteca foto 2



CANAT se divide en dos zonas: En primer lugar, está la Ludoteca, que se centra en los niños de la ciudad. La Ludoteca es un centro situado en un barrio algo alejado donde cada tarde se atiende a niños y jóvenes y se fomenta su desarrollo a través del juego. Hay un programa para niños de 6 a 9 años y otro para niños de 10 a 13 años. De momento, yo sólo estuve con los mayores y Leonie sólo con los pequeños.

También existe el campo, que conoceremos la semana que viene antes de decidir dónde queremos ayudar de forma permanente.

Cuando les dije que me quedaría por un año y no me iría después de unas semanas o meses, como hacen muchos voluntarios de CANAT (CANAT acepta muchos voluntarios de corto plazo), uno de los niños dijo espontáneamente "te amo".


Por supuesto, el programa continuó el martes.Fuimos con Gaby al bajo Piura (la zona rural de los alrededores de Piura) a visitar a algunas abuelas.Aquí la gente vive principalmente de la agricultura, algunos hacen chicha o trabajan como clasificadores de basura, por ejemplo, y no tienen ni electricidad ni agua corriente, por lo que dependen de los repartos de agua.

Todas las abuelas que visitamos tienen problemas de salud y tendrían motivos para desesperarse.Pero eso es exactamente lo que no hacen.A pesar de todos sus problemas, no se rinden y se alegran aún más cuando Gaby pasa por allí y les trae algo de ropa, una muñeca o alguna medicina, por ejemplo.Una de las Abuelas, por ejemplo, sigue cuidando de sus animales todos los días a primera hora de la mañana, cuando todavía no hace tanto calor, aunque tiene enormes problemas para andar.

abuelita en bajo piura

Aquí hace más de 30°C todos los días. Apenas llueve para refrescarnos, y aquí sólo es invierno (el cambio climático manda saludos). Al menos refresca bien por la noche, pero eso es lo único que hace que el calor sea al menos algo soportable. En verano, el calor es aún más intenso y, por tanto, más agotador para la gente que vive aquí. Es una vida dura.


Ahora puedes hacerte una idea de nuestros primeros días aquí. Aquí siempre tenemos un programa, no nos aburrimos :D

Tuvimos el jueves y el viernes libres y aprovechamos para hacer una pequeña excursión a Canchaque con Raquel y un amigo común de Raquel y Verena. Canchaque es una pequeña ciudad en los Andes, a unas 3 horas en autobús de Piura. Así que volveréis a tener noticias mías muy pronto, porque el paisaje de allí parecía sacado de un libro de ilustraciones. Pero más sobre eso en la próxima entrada del blog.


Adiós, Elias


Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


¡Se necesita su apoyo!

Jesuit Volunteers es un servicio de voluntariado financiado con donativos. Hay subvenciones estatales, pero no cubren todos los gastos. Por eso el Voluntariado Jesuita depende de tus donativos, para que los (jóvenes) adultos puedan seguir haciendo voluntariado en el futuro.

Cada contribución, por pequeña que sea, es una valiosa ayuda.

 

Aquí puedes informarte de cómo puedes ayudar.

bottom of page